Imagen de una botella durante una cata de aceite

El ministro instó a hacer “todo lo necesario” para que no se vea “manchado por las irregularidades en el etiquetado”. Esta fue su respuesta al conocer que un informe de la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) han detectado fallos e incumplimientos de la normativa del etiquetado de aceite de oliva virgen extra por parte de 20 marcas del sector.

Dijo que, de ser ciertas estas conclusiones, existiría “un fraude” de las marcas referidas pues, ha dicho, no reflejarían la realidad del producto. Aún así, subrayó que “ninguna de las marcas” presenta problemas relativos al producto; y que los 20 aceites vírgenes recogidos en el informe son, sin ser virgen extra, “de primera calidad”.

“Las autoridades de consumo y las comunidades autónomas en materia de comercio deberán tomar medidas sobre estas irregularidades que son perjudiciales para la imagen del conjunto de un sector de primer nivel“, ha concluyó.