El presidente de la OIVE, Ángel Villafranca. EFE ARCHIVO/JJR

Para el presidente de Cooperativas Agro-alimentarias de España, el sector encara “una vendimia realmente incierta”, porque hubo “heladas importantes” en el norte del país, que se suman a la sequía en buena parte de España.

No obstante, asegura a que la climatología entre mediados de julio y septiembre será determinante, porque si el verano se desarrolla muy caluroso, con temperaturas frecuentes de 40 grados, las estimaciones podrían incluso ser inferiores. Según añade, la vendimia en Francia podría ver su producción reducida entre 10 y 12 millones de hectolitros, mientras que en Italia se proyecta un descenso de 5 millones de hectolitros. Entre los tres principales productores del mundo (España, Francia e Italia), se obtendrán 20 millones de hectolitros menos este año.

Por otra parte, Villafranca ha detallado que hubo problemas de heladas en Alemania, Austria, Chequia, Macedonia, Bulgaria y Hungría, que podrían restar otros 2 millones de hectolitros.