La organización rural UPA ha querido manifestar su más absoluto rechazo a la cruel acción cometida en el día de ayer por, según las últimas informaciones, un exmilitar de un país del Este de Europa, en la localidad turolense de Albalate del Arzobispo.

UPA ha asegurado que toda la organización, y el mundo rural de toda España, está “en shock” por una acción cruel e injusta que ha acabado con la vida de tres buenas personas que trabajaban por mejorar la vida de los pueblos y sus habitantes.

“Queremos transmitir nuestro cariño a toda la familia de COAG”, han declarado, “a la par que transmitir toda la fuerza y el ánimo necesario para seguir adelante en un momento tan duro”.

José Luis Iranzo era un compañero ganadero “muy querido dentro de UPA”, han explicado. “Las vías de colaboración y de trabajo conjunto eran continuas, por lo que su pérdida es irreparable para la lucha de los agricultores y ganaderos españoles para lograr una vida mejor”.

Esta organización ha mostrado también su apoyo a todos los compañeros, familiares y amigos de los guardias civiles, Víctor Romero Pérez y Víctor Jesús Caballero Espinosa, asesinados junto a Iranzo. Se da el caso de que estos agentes pertenecían a los grupos ROCA contra los robos en el campo, que se crearon a raíz de las demandas de organizaciones agrarias para mejorar la seguridad de las explotaciones.

“Para que este crimen no sea en vano, urge una profunda reflexión sobre la situación de abandono e inseguridad que vivimos en el medio rural”, ha remarcado UPA. “Este asesino ya protagonizó un tiroteo con heridos hace más de una semana. Aunque sea pronto para una valoración a fondo de los hechos, tal vez lo más lógico hubiera sido montar un dispositivo mucho antes para capturar al criminal”, han lamentado.