El consejero de Agricultura, Jesús Morales, explica que se trata de un método eficaz y económico en explotaciones con árboles pequeños

El Cabildo de Tenerife, a través del área de Agricultura, Ganadería y Pesca, promueve la utilización de mantas térmicas para prevenir los daños provocados en las explotaciones agrarias causados por la mosca de la fruta (Ceratitis capitata), tras elaborar un estudio que avala la viabilidad del uso de esta técnica. Se trata de un mecanismo efectivo en pequeñas explotaciones que, además, cuenta con un reducido coste.

El consejero insular de Agricultura, Ganadería y Pesca, Jesús Morales, explicó que esta nueva técnica impide el acceso de la mosca y otras plagas evitando que depositen huevos y que la producción se vea afectada. Asimismo, insistió en que desde el cabildo se está trabajando por incorporar nuevos mecanismos al sector agrario que permitan optimizar los recursos y obtener un mayor rendimiento. “Desde el área trabajamos por la innovación, con el fin de que nuestros agricultores puedan incrementar su competitividad”, argumentó Morales.

A partir de un estudio agrícola, el Cabildo ha sustituido el embolsado de fruta a base de papel parafinado por las mantas térmicas. Estas son elaboradas con un material, polipropileno, que resulta mucho más liviano, permeable, de bajo coste e inocuo. Se trata de un procedimiento sencillo que supone un coste material de un 1,5 euros por cada árbol.

A pesar de que en los ensayos realizados por la Corporación se observaron roturas en las mantas térmicas, a causa del rozamiento de brotes y ramas, no se produjeron daños en los frutos por la afección de la mosca. En este sentido, también se comprobó que las mantas no causan ningún tipo de daño cuando se colocan en el momento oportuno, después de la polinización y cuajado de la fruta y antes de que comiencen las puestas.

Las conclusiones extraídas del ensayo insular demuestran la eficacia del control de los daños ocasionados por la mosca de la fruta con las mantas térmicas de polipropileno. Además, el informe señala que otra de las ventajas de este sistema  es que no requiere  más de cinco minutos para su colocación. Además, una vez retiradas pueden ser recicladas como cualquier residuo plástico.