El proyecto de mejora de la instalación desaladora de agua de mar de La Restinga, en El Hierro, incrementará la capacidad de impulsión de esta infraestructura hidráulica y la capacidad de producción de dicha instalación, lo que permitirá atender la demanda de agua para consumo humano, presente y futura, de la población de la localidad, que aumenta considerablemente durante los meses de verano por la llegada de visitantes.

El consejero de Agricultura, Ganadería, Pesca y Aguas del Gobierno de Canarias, Narvay Quintero, ha explicado hoy durante una visita a la instalación que estos trabajos se encuentran actualmente en fase de licitación y próximamente se publicará en el Boletín Oficial   de Canarias (BOC) la Orden para que las empresas puedan presentar propuestas para el desarrollo de estas actuaciones que cuentan con un presupuesto de 398.321 euros y se ejecutarán durante 2019.

Estas obras van encaminadas a aumentar el diámetro del tubo actual, logrando así incrementar el agua que es impulsada desde dicha desaladora, que consta de dos módulos, a los depósitos reguladores situados en una cota superior a la de La Restinga, en torno a 100 metros por encima del nivel del mar.

En la actualidad existe una canalización para la impulsión con un diámetro máximo de 125 milímetros y dos equipos de bombeo, con capacidades de 48 y 64 metros cúbicos cada hora. La obra permitirá ampliar el módulo segundo, para que pase a producir 108 m³/h, y ampliar la capacidad de bombeo, para que el del módulo primero se realice mediante la tubería existente  y se genere otra conexión con una tubería nueva de 200 milímetros de diámetro.