Isabel García Tejerina: La Estrategia “Más alimento, menos desperdicio” permite canalizar las iniciativas de todas las partes implicadas en la reducción del desperdicio alimentario

Subraya que se han cumplido gran parte de los objetivos que se plantearon en el documento inicial, especialmente en la generación de conocimiento, promoción de buenas prácticas y colaboración con otros agentes

Resalta, cara al nuevo periodo, la importancia de continuar cuantificando el desperdicio alimentario, en todos los eslabones de la cadena alimentaria y la necesidad de contar con la colaboración de entidades, asociaciones, empresas, productores y consumidores

Recuerda que según las últimas estimaciones se desperdicia un tercio de la producción mundial de alimentos, 1.300 millones de toneladas, una situación que tiene importantes repercusiones económicas, sociales y medioambientales

Destaca la situación de España, el séptimo Estado miembro que más alimentos desperdicia en cifras absolutas, 7,7 millones de toneladas al año, que suponen un coste de 3.000 millones de euros anuales

La ministra de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente, Isabel Garcia Tejerina, ha calificado hoy el desperdicio alimentario como un grave problema para la humanidad, que reclama la necesidad de adoptar medidas para su corrección.

En esa línea, ha asegurado que la Estrategia “Más alimento, menos desperdicio”, elaborada y puesta en marcha por el Ministerio en 2013, canaliza las iniciativas de todas las partes comprometidas e implicadas en la reducción del desperdicio.

García Tejerina que ha inaugurado hoy la presentación de la nueva etapa de esta Estrategia para el periodo 2017 – 2020, ha recordado que según las últimas estimaciones se desperdicia un tercio de la producción mundial de alimentos, 1300 millones de toneladas. Una situación, ha señalado,  que tiene importantes repercusiones económicas, sociales y medioambientales, ya que  las pérdidas y desperdicio alimentarios representan un coste para la economía global de cerca de un billón de dólares al año y agravan la inseguridad alimentaria y la malnutrición Y es que, ha añadido, se estima que, con una cuarta parte de los alimentos que se pierden o desperdician, podría alimentarse a la población que pasa hambre en el mundo.

En este ámbito hadestacado la situación de España, el séptimo Estado miembro que más alimentos desperdicia en cifras absolutas, 7,7 millones de toneladas al año, que suponen un coste de 3.000 millones de euros anuales.

Un problema, ha indicado, que ha movido al Ministerio a elaborar y poner en práctica la Estrategia “Mas alimento, menos desperdicio”, trabajando, junto a muchas organizaciones y empresas, en el desarrollo de un importante número de iniciativas que están dando sus frutos.

De hecho, ha explicado la ministra, hemos cumplido gran parte de los objetivos que se plantearon en el documento inicial, especialmente en la generación de conocimiento, divulgación y promoción de buenas prácticas, y colaboración con otros agentes.

Tal como ha explicado la ministra, esta Estrategia ha sido objeto de revisión para su aplicación durante el periodo 2017 – 2020, con ocho áreas de actuación con las que se quiere cubrir todos los aspectos necesarios para abordar el problema del desperdicio alimentario.

Para ello, ha apuntado García Tejerina, se incide en la necesidad de continuar cuantificando el desperdicio alimentario, en todos los eslabones de la cadena alimentaria, como primer elemento para establecer las actuaciones, y en  intensificar la labor de formación y sensibilización, investigación e innovación.

Cara a ese nuevo periodo, ha insistido en la necesidad de contar con la colaboración de entidades, asociaciones, empresas, productores y consumidores ya que, ha afirmado, la solidaridad es hoy, más que nunca, un pilar clave para avanzar.

También ha resaltado la importancia de contar con el compromiso político. Un apoyo, ha subrayado, que no va a faltar. En este sentido ha explicado que se vienen impulsando iniciativas desde el Grupo Parlamentario Popular y en coordinación con el Ministerio, que constituirán, ha asegurado, un avance decisivo en la lucha contra el desperdicio alimentario.

Además, ha destacado la iniciativa de la Comisión de Agricultura y Alimentación del Senado, que ha constituido una Ponencia de Estudio, que desde el mes de junio viene trabajando para conocer y valorar el alcance del problema y proponer la adopción de medidas para reducirlo.

García Tejerina ha finalizado su intervención resaltando la importante relación existente entre el desperdicio alimentario y el medio ambiente y cambio climático, que se incluyen en la Estrategia, recordando que se está elaborando una Ley de cambio climático y transición energética que permita a la economía española un desarrollo bajo en emisiones. Un proceso en el que la Estrategia será un instrumento eficaz de apoyo.

Pondremos, ha concluido la ministra, toda nuestra ilusión y capacidad de trabajo, para seguir avanzando en la Estrategia “Más alimento, menos desperdicio”, que está incardinada con nuestras políticas de sostenibilidad y está en línea con las iniciativas comunitarias y mundiales en favor de la sostenibilidad y el desarrollo, encuadrándose en las actuaciones del Paquete de Economía Circular y del cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo Sostenible.