El Comité Europeo de las Regiones (CdR) y la asociación internacional Ruralidad-Medioambiente-Desarrollo y (RED, por sus siglas en francés) reclaman a la Comisión Europea (CE) que elabore un interfondo para financiar el desarrollo de las zonas rurales de la Unión Europea (UE).

Sobre las regiones rurales,  el presidente del Instituto de Desarrollo Comunitario (IDC) y vicepresidente de RED-MER, Felipe González de Canales, subrayó la necesidad de que se elabore una Agenda Rural en la UE “que verdaderamente estudie y proponga el proyecto de desarrollo territorial que no existe en la mayoría de los países”.

González de Canales señaló que la agricultura, que suele ser el foco principal de muchos de los programas comunitarios de desarrollo rural, no resolverá los problemas que plantean esta situación y, más concretamente, el despoblamiento.

España perdió 67.374 habitantes entre 2015 y 2016, si bien en este periodo el conjunto de capitales de provincia españolas ganaron unos 14.000 habitantes, por lo que el declive se da fuera de las grandes ciudades, donde hay 1.286 municipios que subsisten con menos de cien empadronados.

El presidente del IDC consideró fundamental crear una cultura participativa en estas comunidades y que las poblaciones rurales se comprometan con el futuro del territorio. También hace falta la cooperación de los grupos de interés económico y social, así como las instituciones públicas y privadas.