La Consejería de Agricultura, Pesca y Desarrollo Rural ha aceptado 14 de las 17 alegaciones presentadas por el sector pesquero al proyecto de Orden que va a publicar la Junta para regular la pesquería de la chirla en el Golfo de Cádiz. Ante la reapertura del caladero el próximo 1 de julio, la directora general de Pesca y Acuicultura, Margarita Pérez, ha mantenido un encuentro en Sevilla con los representantes de las cofradías de pescadores y armadores de los municipios onubenses de Ayamonte, Isla Cristina y Punta Umbría y el gaditano de Sanlúcar de Barrameda. Durante la reunión, Pérez les ha trasladado la situación actual en la que se encuentra el recurso, en respuesta a una petición del sector, que quería conocer los valores finales exactos de los puntos de referencia biológicos justo antes de que se permita volver a faenar.

Precisamente éste fue uno de los puntos abordados en la primera reunión que mantuvo el consejero Rodrigo Sánchez Haro el pasado lunes con la Federación Andaluza de Asociaciones Pesqueras (Faape) y la Federación Andaluza de Cofradías de Pescadores (Facope). Tal y como informó el titular andaluz de pesca, el caladero se va a abrir al 60% de sus posibilidades para "dar un voto de confianza a los profesionales del sector, que han hecho un esfuerzo en el marco de una situación muy difícil”. Como ha insistido Margarita Pérez en la reunión de hoy, "la prioridad de la Junta es volver a situar a la pesquería en el Rendimiento Máximo Sostenible (RMS), ya que es la única manera de garantizar la supervivencia del sector".

Las medidas que contempla la Orden que ha elaborado la Consejería son el resultado de numerosos análisis para conocer de manera exhaustiva la situación biológica y científica del caladero. A lo largo del periodo de cierre se han realizado 46 embarques para la toma de muestras, el último el pasado día 14 de junio. Los resultados de éste ha sido uno de los temas principales de la reunión de hoy con el sector, a quienes se les ha trasladado además que han sido recogidas en la futura normativa la mayoría de sus alegaciones.

Asimismo, la directora, atendiendo a la preocupación del sector de que esta pesquería se acabe convirtiendo en "pesca olímpica" (pesca indiscriminada sin limitación temporal de capturas hasta agotar la cuota reservada), ha ofrecido a los asistentes incluir en la Orden la posibilidad de que mediante un "acuerdo unánime" sean ellos quienes establezcan una cantidad máxima de pesca para comercializar y primera venta, siempre que no se supere el total de captura que garantice la recuperación del caladero. Si el sector alcanza ese consenso, la Consejería se compromete a adoptar ese acuerdo y publicar esa regulación en el Boletín Oficial de la Junta de Andalucía (BOJA).

Alegaciones 
Entre las alegaciones que ha aceptado la Consejería destacan la petición que hizo el sector para que la revocación de las autorizaciones se articule a partir del tercer incumplimiento de norma y no del primero, como disponía el proyecto de Orden inicial. Asimismo, se incluye la prohibición de faenar los días festivos de ámbito regional y nacional y se ha eliminado del texto la referencia a las dimensiones técnicas que deben llevar las cribadoras a bordo de la embarcación.

Se incorpora, igualmente, un mecanismo de respuesta rápida ante infracciones o incumplimientos que conlleven la paralización inmediata del barco, así como para que pueda excluirse del censo de embarcaciones autorizadas para ejercer esta actividad. Además, la Consejería ha aceptado adaptar las horas diarias de actividad en función de cómo evolucione la población de chirla y siempre teniendo en cuenta los resultados de los estudios de evaluación y seguimiento que realiza la Junta en colaboración con el Instituto Español de Oceanografía (IEO).

Máxima interlocución con el sector 
La Consejería de Agricultura, Pesca y Desarrollo Rural viene manteniendo una interlocución fluida y constante con el sector de la chirla del Golfo de Cádiz con el objetivo de poder dar respuesta a sus principales demandas. En total, durante el periodo de cierre del caladero la directora general de Pesca se ha reunido en cinco ocasiones con los afectados para informar detalladamente de la evolución del caladero y de las medidas a adoptar. Así, el pasado 26 de mayo les informó del nuevo modelo de gestión que plantea la Consejería para alcanzar el RMS, y se recogieron las principales preocupaciones y demandas del sector con el objetivo de poder incorporarlas a la Orden.

El planteamiento de la Junta consta fundamentalmente de dos fases: la primera, hasta que se recupere el 40% que resta del recurso, y la segunda, una vez conseguido, dirigida a garantizar la sostenibilidad ambiental y económica del caladero.

Durante la primera fase se establecerá un Total Admisible de Captura para la chirla que vendrá acompañado de una limitación de la actividad por horas. Habrá además indicadores sobre la evolución de la pesquería para poder tomar las medidas oportunas en el instante en el que se detecte el más mínimo signo de alerta. En la segunda etapa se aumentarán las posibilidades extractivas y se adaptarán a las nuevas circunstancias.